La cueva de Altamira

Sala de los Bisontes

Descubierta en 1879, es una de las principales cuevas con pinturas del hombre del paleolítico a nivel mundial. La orografía de esta zona ha facilitado la formación, principalmente por una erosión kárstica, de multitud de cuevas, cavidades y simas.

La entrada había permanecido oculta hasta su descubrimiento por un derrumbe natural producido hace 13.000 años.

La cueva de Altamira es relativamente pequeña, mide unos 270m de longitud y se pueden distinguir básicamente tres zonas:

  • – Un vestíbulo amplio, con iluminación natural que era la parte más habitable de la cueva.
  • – Del vestíbulo se pasa a la gran sala de pinturas conocida como la “Capilla Sixtina del arte cuaternario”.
  • – Por último, pequeñas salas y corredores que también tienen pinturas aunque estas más discretas que las de la sala principal.

Casi un centenar de signos y animales se representan de forma muy realista en el techo, entre ellos bisontes en diferentes posturas, corriendo, saltando, caballos, bóvidos y ciervos además de manos y figuras humanas
El artista aprovechó el relieve o abultamiento de la roca así como las grietas para integrarlo en la pintura, mientras las superficies interiores eran rellenadas con colores vivos, ofreciendo así un gran realismo.

Como pintura se utilizó ocre natural de color sangriento y carbón vegetal para el contorno de las figuras y líneas negras.

El bisonte encogido es probablemente la pintura mas conocida y admirada del conjunto, está pintado sobre un abultamiento de la bóveda en el que el artista ha sabido encajar perfectamente la figura del bisonte, encogiéndolo, plegando sus patas y forzando la posición de la cabeza hacia abajo. La “gran cierva” es otra favorita, con una longitud de mas de 2m es la mas grande de toda la cueva.

Se estima que las pinturas datan de hace 14.000 – 22.000 años, es decir pertenecen al Paleolítico superior. Por la exquisitez y magistralidad de sus obras, la cueva de Altamira ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Actualmente, desde Septiembre de 2002, la Cueva de Altamira está cerrada al público. De momento no se admiten solicitudes de visita.
Debido al interés general se estan realizando estudios para tratar de evaluar la viabilidad de volver a permitir abrir de nuevo a visitas públicas pero parece improbable que el gran público pueda volver a visitarla.

En todo caso existe un museo adyacente a la cueva que contiene una réplica cuasi exacta de los grabados y pinturas más importantes. Bien merece una visita. Más información

Cómo Llegar

La cueva está situada a unos 2km de la localidad cántabra de Santillana del Mar, en una de las colinas que la circundan.
Al llegar a Santillana del mar se ha de tomar el desvío indicado hacia el Museo de Altamira.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestFacebooktwittergoogle_pluspinterest