Monumentos Prerrománicos en Oviedo

En la subida hacia el monte Naranco, en Oviedo, se encuentran dos de las mejores muestras del prerrománico en Asturias; San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco ambas construidas en siglo IX.

La iglesia de Santullano, también un exponente del mismo arte se encuentra al oeste del centro urbano, en medio del parque que lleva su nombre.

San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo

Hoy solo queda la tercera parte del edificio original, construido hacia el año 848 por orden de Ramiro I y declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
El vestíbulo y el comienzo de las tres naves es lo que queda de la primitiva planta después de que un corrimiento de tierras que tuvo lugar entre los siglos XIII y XV destrozara el resto.

Esta singular muestra del arte prerrománico sirvió de capilla real, por ello esta tan solo a 200m de Santa María del Naranco.
Diversos estudios apuntan a que el edificio original constaba de tres naves separadas mediante columnas.

Destaca la originalidad de su decoración escultórica con animales, figuras humanas, elementos geométricos, y las escenas de circo talladas en las jambas de la puerta de entrada.
Tiene también unas interesantes pinturas que se encuentran bastante deterioradas con el paso de los años.

La iglesia está situado en un entorno natural y agradable, por ello algunos ovetenses y visitantes aprovechan para darse un paseo por el monte Naranco desde el que se tiene una gran vista de la ciudad de Oviedo y la Sierra del Aramo.

Cómo llegar

Para llegar hasta él basta con subir la carretera del Naranco, llamada Avenida de los Monumentos, a pie o en coche. El camino está bastante bien señalizado y existe un aparcamiento para coches y autobuses cercano a los monumentos.
El horario de visitas varía según la época del año y el día de la semana. Para información actualizada contacte con la oficina de Turismo.

En las inmediaciones de los monumentos hay un par de establecimientos que ofrecen algo para comer y beber. Si quieres disfrutar de una gran vista de la ciudad de toda la ciudad de  Oviedo rodeada de montañas, sube hasta la cima del monte Naranco. Ahí tienes una gran vista e incluso un bar con terraza para reponer fuerzas después de la subida.

Santa Maria del Naranco

 

Santa Mería del Naranco

Es uno de los principales muestras de prerrománico europeo que mejor se conserva. Pertenece al conjunto de monumentos de Oviedo y declarado también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Fue ordenada construir por el rey Ramiro I hacia el año 848 a modo de pabellón de caza, junto con la cercana capilla de San Miguel de Lillo en un entorno que en aquel entonces albergaba con abundantes presas para el deleite de la realeza.

Parece ser que un corrimiento de tierras destruyó gran parte de San Miguel de Lillo. Por ello, entonces, se trasaladó el altar hasta Santa María y se colocó en el mirador oeste. Dicho altar se encuentra hoy en el Museo arqueológico de Asturias, por tanto el que se puede observar en Sta María del Naranco es un reproducción del mismo.

La edificación es de planta rectangular, con techo a dos aguas y dos pisos, cada uno con un cuerpo central y dos laterales.

El interior, en el primer piso, tenemos una sala con bóveda de cañón que podría haber sido una sala de reuniones, así lo afirman varios autores, debido a los bancos de piedra que rodean la sala. El segundo piso es  un salón abovedado, abierto al exterior mediante miradores en forma de arco tenía una decoración pictórica de la que hoy nada queda.

El horario de visitas varía según la época del año y el día de la semana. Para información actualizada contacte con la oficina de Turismo de Oviedo

Cómo llegar:

Se encuentra a unos 3km del centro de Oviedo. Para llegar basta subir por la carretera del Naranco hacia los monumentos. El camino está bastante bien señalizado. Existe un aparcamiento cercano a los monumentos.

En las inmediaciones de los monumentos hay un par de establecimientos que ofrecen algo para comer y beber.

San Julián de los Prados / Santullano

La iglesia popularmente conocida como Santullano fue construida en el siglo IX durante el reinado de Alfonso II el casto. En un principio estaba a las afueras de la ciudad, hoy forma parte del núcleo urbano, hasta el extremo de tener un centro comercial a escasa distancia.
Pertenece al conjunto de monumentos de Oviedo declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Iglesia de SantullanoFue erigida en honor a los mártires Julián y Basilisa, matrimonio que se retiró a la vida monacal. La cubierta del edificio es de madera, a excepción de los tres ábsides de la cabecera que son de bóveda de cañón. Su trazado es de planta basilical con tres naves, la central mas alta y ancha que los laterales, un transepto y tres pórticos, dos de ellos laterales.

Las naves están separadas por pilares y arcos de medio punto. Sobre la capilla central hay una estancia cerrada cuya función posiblemente fuera tan sólo estética, según sostienen los autores actuales.

Destacan sobre todo las pinturas murales cargadas de símbolos y figuras geométricas, con gran colorido que decoran el interior de la iglesia.  Son una muestra única del arte pictórico europeo de la Alta Edad Media que aún se conserva.

Cómo llegar a Santullano

Se encuentra situada en el barrio de Pumarín en el extremo de un pequeño parque llamado también Santullano.
Muy cercano se encuentra también el Campus Universitario del Milán. Uno de los accesos puede ser a través de la calle Isla de Cuba.
Mapa de Santullano

Facebooktwittergoogle_pluspinterestFacebooktwittergoogle_pluspinterest