Museo Guggenheim en Bilbao

Museo Guggenheim Bilbao

Situado a la vera de la ría de Bilbao se encuentra este espectacular edificio que en sí mismo es ya una obra de arte. Compuesto de una serie de volúmenes interconectados, unos de forma ortogonal recubiertos de piedra caliza, y otros curvados y retorcidos, cubiertos por una piel metálica de titanio. Estos volúmenes se combinan con muros cortina de vidrio que dotan de transparencia a todo el edificio.
El Museo cuenta con una exposición permanente así como muestras especiales de caracter temporal.

Es un espectacular edificio diseñado por el arquitecto Frank Gehry abierto al público como museo de arte contemporáneo en 1997.

Debido a su complejidad arquitectónica, las sinuosas curvas de piedra, cristal y titanio fueron sido diseñadas por ordenador. Los muros cortina de cristal han sido tratados especialmente para que la luz natural no dañe las obras, mientras que los paneles metálicos que recubren a modo de “escamas de pez” gran parte de la estructura son láminas de titanio de medio milímetro de espesor, material que presenta unas magníficas condiciones de mantenimiento y preservación.

Es una obra viva que cambia con la luz del día y la época del año. Observado desde diferentes ángulos ofrece formas cuya construcción es difícilmente imaginable.
Una vez pasado el vestíbulo y penetrando en el espacio expositivo, se accede al atrio, uno de los rasgos más característicos del diseño de Gehry, que está coronado por un lucernario cenital en forma de “flor metálica”, del que brota un chorro de luz que ilumina el cálido y acogedor espacio.
La terraza, accesible desde el atrio y con vistas a la ría y al jardín de agua, está cubierta por una marquesina apoyada en un único pilar de piedra, con una doble función protectora y estética.

Una amplia rampa de escaleras que parte de la fachada posterior, asciende hasta la escultórica torre, concebida para absorber e integrar el Puente de la Salve en el complejo arquitectónico.

Los tres niveles de galerías del edificio se organizan alrededor de este atrio central y se conectan mediante pasarelas curvilíneas, ascensores acristalados y torres de escaleras a modo de ciudad metafórica donde los paneles de cristal que cubren los ascensores evocan las escamas de un pez que salta y se retuerce, las pasarelas que suben por las paredes interiores son como autopistas verticales, y las curvas de escayola que coronan el atrio sugieren los nervios moldeados de un dibujo de Willem de Kooning.

En definitiva, todo un artificio de diseño arquitectónico llevado a su límite.

Web: www.guggenheim-bilbao.es

Si piensas visitarlo te recomendamos que le eches un vistazo a las 10 cosas que debes saber si visitas el Museo Guggenheim de Bilbao

Accesos

Metro: Parada de Moyúa.
Tranvía: parada Guggenheim
Líneas de autobús:
1, 10, 13 y 18, con parada en la Plaza del Museo de Bellas Artes.
13, 27, 38, 46 y 48, con parada en Alameda de Recalde.
11 y 71, con parada en la Plaza de La Salve (ascensor Puente de la Salve).
Ferrocarril:
RENFE, estación de Bilbao-Abando.

Horario:

Martes-domingo: 10:00-20:00 h.
Lunes cerrado.
En Julio y Agosto el Museo abre todos los días de 10:00 a 20:00 h.
La taquilla cierra media hora antes del cierre del Museo.
El desalojo de las salas se inicia 15 minutos antes del cierre del Museo.
El museo permanecerá cerrado los días 25 de diciembre y 1 de enero.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestFacebooktwittergoogle_pluspinterest