Vaqueiros de alzada y las brañas

Braña de Somiedo

Los vaqueiros de alzada eran un grupo cultural que se extendía por todo el occidente asturiano, cuya principal actividad era la cría de ganado vacuno. Se denominaban “de alzada” porque viajaban a las montañas en verano,“alzando” constantemente su asentamiento en lo que conocemos por trashumancia biestacional. Así, en el mes de mayo, los vaqueiros abandonaban su residencia de invierno junto con su familia y ganado para emigrar a las montañas donde permanecían hasta el mes de octubre.

También eran considerados un grupo social cerrado; de carácter endogámico, preservaron sus singulares costumbres y folklore a lo largo de los siglos (XVI-XX). Esto propició su marginación y discriminación por parte de la iglesia y los xaldos (termino acuñado por los vaqueiros para designar a los agricultores sedentarios), pero también la pervivencia de una de las culturas más importantes de Asturias.

Aún hay vaqueiros que acuden en los meses cálidos a pastorear por el puerto de Somiedo desde Salas o Belmonte de Miranda. Sólo que en la actualidad, las distancias entre las brañas de invierno y verano ya no se cubren en caravanas de hombres y vacas sino en camiones.
La cultura vaqueira, antes incluso menospreciada, es hoy en día admirada, por su contribución a la conservación del patrimonio natural asturiano, y por su forma de vida libre, totalmente ajena a otras leyes que no sean las dictadas por la propia naturaleza.

Las Brañas

Se podría definir braña como espacio poblacional, rico en pastos y agua, habitado por vaqueiros durante el pastoreo estival.
Las brañas están diseñadas para aprovechar al máximo los recursos naturales, y suelen ser de uso comunal; todos los pueblos del concejo de Somiedo, por ejemplo, tienen en zonas elevadas sus correspondientes brañas. Llegada la primavera, éstas son ocupadas de manera conjunta por los ganaderos. En muchos casos éstos no son dueños de la tierra sino que han de pagar por su aprovechamiento.

En la actualidad únicamente se conservan brañas en los concejos asturianos de Somiedo, Tineo, Valdés, Cudillero, Villayón, Salas y Cangas. El resto han desaparecido o se han transformado en aldeas.

En Somiedo, abunda, la construcción de piedra y techo vegetal conocida como teito, que se integran totalmente en el hermoso paisaje que tiene la braña.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestFacebooktwittergoogle_pluspinterest